jueves, febrero 26, 2009

Abuelo


Era un gran peronista, pero antes había pasado por las filas del socialismo. Le gustaba mucho leer y amaba trabajar la madera. Era alto, tenía ojos claros, voz fuerte y carácter duro. Y era hermoso, como nadie. Recuerdo su gran afición al relato, su pasión desmedida por la política, su amor por la justicia social, su talento para construir, y sus ganas de hacer, siempre. Hace tres años murió, era mi abuelo y estaba a dos meses de cumplir 102 años. Su cabeza seguía intacta, llena de recuerdos, pensamientos y grandes ideas, pero su corazón estaba un poco harto. Mi abuelo es una de las cosas más hermosas que tuve en mi vida. El día que se enfermó yo venía bajando de los valles y cuando me dieron la noticia de que lo internaban me di cuenta que él no quería vivir más. Llegué horas después al hospital y no dejaron que lo vea porque estaba ya en terapia. Cuando insistí, el médico me dijo "quedate tranquila, nunca vi a alguien tan lúcido y tan sano como tu abuelo. A las 12.30 lo podés ver". Al viejo se le dio por morir a las 12.20 de ese día domingo, como no podía ser de otra manera. Para él:


"Viejo corazón", de Polo Giménez, por Alfredo Ábalos

martes, febrero 24, 2009

Puro amor




"Seguir viviendo sin tu amor", Luis Alberto Spinetta.

lunes, febrero 23, 2009

Espejo


El Enano descubre que alguien lo mira. Tiene su tamaño y lo ve muy flaquito. Le molesta un poco que el otro lo mire tanto con los ojos grandes, y le dan ganas de sacarle la lengua, pero se arrepiente, porque le parece ver algo en los ojos del flaquito y le viene como un dolor de panza y ganas de llorar. El Enano entonces decide levantar una mano y saludarlo. El otro hace lo mismo que él. El Enano sigue pensando que el otro tiene los ojos tristes y está demasiado flaco. Con las mejillas sucias de lágrimas que no terminan de salir, el Enano siente que muy pocas veces tuvo al frente un espejo tan fiel.

domingo, febrero 22, 2009

Canción de domingo


Vos también estabas verde

Vuela un jet
hacia el sur
la cósmica cintura
es el folklórico ataúd de un DC-10
que se hace estrellas contra el suelo.
Hoy estoy
como un jet
perdido entre las nubes
sin señales para ver adonde voy,
pero mi corazón no es ciego.
Puedo subir al cielo,
puedo vivir haciéndote el amor,
pero me voy.
Otro whisky y ya van mil
yo me pregunto entonces
si aún estarías aquí
para cuando yo no era nadie
y no tengo plata en el bolsillo.
La nostalgia aquí otra vez
no entiendo los que hacen
lo mismo que yo hice ayer
pero como hasta ahí nomás,
como viviendo en el pasado.
Me escapé sin pensar,
escuché a los Beatles
y me fui a buscar la soledad
y vos también estabas verde.
Puedo subir al cielo
puedo morir haciéndote el amor
pero me voy
pero me voy.

Charly García

jueves, febrero 19, 2009

Vida




"Mi vida", Manu Chao

martes, febrero 17, 2009

Redonda


La luna está dibujada. Ella sola se dibuja en el cielo para que todo el mundo la mire. El Enano piensa que la luna sale para él y apenas la ve saca un banquito a la vereda y la mira con amor; y siente que cada noche él se dibuja su propia luna.

domingo, febrero 15, 2009

Canción de domingo


Bajan

Tengo tiempo
para saber si lo que sueño
concluye en algo.
No te apures ya más, loco
porque es entonces cuando las horas
bajan, el día es vidrio sin sol
bajan, la noche te oculta la voz
y además vos querés sol
despacio también podés hallar la luna.

Viejo roble
del camino
Tus hojas siempre se agitan algo
Nena, nena
qué bien te ves
cuando en tus ojos no importa si las horas
bajan, el día se sienta a morir
bajan la noche se nubla sin fin
y además vos sos el sol
despacio también podés ser la luna.

Luis Alberto Spinetta

viernes, febrero 13, 2009

Cada vez son más


Hoy se confirmó la noticia, ya suman 97 los nietos de las Abuelas de Plaza de Mayo. La última nieta encontrada es hija de Antonio García y de Beatriz Recchia, militantes montoneros, y hermana de Juliana García Recchia, que trabaja para la organización de derechos humanos. Me da una inmensa felicidad la noticia, sin embargo no pude dejar de sentir bronca cuando escuché hablar a Juliana. Ella nunca va a jugar a las muñecas con su hermana, nunca la ayudará a juntar el pasto para los reyes magos, nunca podrá contarle sus penas adolescentes. Tantas cosas le quedaron afuera que me da bronca, a pesar de la alegría. Ojalá muchos hermanos más puedan encontrarse, ojalá muchos abuelos se fundan en abrazos con sus nietos, ojalá muchos hijos puedan por fin conocer el camino revolucionario de sus padres.

Link: "Abuelas confirmó el hallazgo de la nieta número 97"

jueves, febrero 12, 2009

Cortázar y su maravilla




Dicen que hace varias décadas atrás todas las mujeres soñaban con ser la Maga. De eso no puedo dar fe. De lo único de que sí puedo dar fe es de la existencia de los cronopios, de los famas y de las esperanzas.

"En algún rincón, un vestigio del reino olvidado. En alguna muerte violenta, el castigo por haberse acordado del reino. En alguna risa, en alguna lágrima, la sobrevivencia del reino. En el fondo no parece que el hombre acabe por matar al hombre. Se le va a escapar, le va a agarrar el timón de la máquina electrónica, del cohete sideral, le va a hacer una zancadilla y después que le echen un galgo. Se puede matar todo menos la nostalgia del reino, la llevamos en el color de los ojos, en cada amor, en todo lo que profundamente atormenta y desata y engaña. Wishful thinking, quizá; pero esa es otra definición posible del bípedo implume".
(fragmento del capítulo 71 de Rayuela)

lunes, febrero 09, 2009

domingo, febrero 08, 2009

Canción de domingo


La solitaria
Templando la macha de la soledad,
me perdí en los montes,
que en la ciudad no hay
pa' que no me viera
la libertad y el nombre
que tanto me hace llorar.

Desperté del vino que me hace olvidar
Esos dos luceros que saben hablar,
y este canto alegre que es la amistad
de saber que hay alguien
que ama por amar

¡Ay cuando vuelva
sin que me vea nadie!
Me iré a cantarle
a los olvidados
porque no quiero
que ya me vean
con los dos ojos llorados

Me iré a buscar
entre las canciones
una piel caliente
pa' olvidar dolores
algún ser que sepa
de amores y dudas,
O una piel que nunca
haya sido muy pura

Entre chacareras, sueños y vidalas
de la tierra misma construiré mi casa
pa' que vengan siempre los olvidados
que menos la suerte todos han golpeado.


Luigi jusid

miércoles, febrero 04, 2009

Arriba


El Enano sabe que no puede alcanzar el estante en donde está el frasco con chocolate. Resulta que hoy, de repente hace calor y en lugar de café con leche, quiere leche chocolatada bien fría. El Enano se desespera porque la mamá puso bien alto el cacao, allá donde sólo ella llega, pero con banquito. El Enano sabe que pone a riesgo su vida. Acumula en el banquito enclenque una caja de madera, dos tomos del diccionario de hojas amarillentas y una cacerola. Ahora sí, puede ser que llegue, pero el problema está en que no sabe si con tantas cosas encima, podrá subir al banquito. Al Enano esta vez le da risa no alcanzar el chocolate, porque además le viene vértigo, y ganas de gritar, y más ganas que nunca de tomar la chocolatada helada. Respira hondo, en el fondo, sabe que hay más probabilidades de quedarse a mitad de camino y caer como bolsa de papas en el suelo. Pero sube igual. El diccionario está firme ahí, la cacerola en cambio se resbala y la caja de madera promete soportar el peso. El Enano siente unas ganas locas de reír a carcajadas, ya está arriba de todo eso, y aunque el montón de cosas tiemble, él se siente seguro. Igual todavía le queda ponerse en puntas de pie para alcanzar el frasco de vidrio con el cacao. El Enano desafía el vértigo, la estabilidad, el equilibrio y la gravedad, y se ríe. Está contento. Sobre todo porque hoy siente que tomará la chocolatada más rica del mundo.

domingo, febrero 01, 2009

Canción de domingo


Fueguito de la mañana
Está ardiendo aquí en mi pecho
un brasero de esperanza
en mi corazón un fuego,
un fuego que no se apaga.

Leña verde que revienta,
corazón enamorado,
rescoldo de las pasiones,
brasitas que queman tanto.

Las cenizas del olvido
quieren apagar el fuego
pero siempre nos entibian
los tizones del recuerdo.
Hoy el fuego está creciendo
las voces son llamaradas
voces nacidas del alma
van quemando las gargantas.

Un amigo en la confianza
fueguito de la mañana
un silencio compartido
ramitas secas del alma.

Ardor del sentirme lejos
lejos de lo que más quiero
como queman la distancia,
como queman los recuerdos.

Pueden quitarte los ojos
pueden quitarle los sueños
debes cuidar que no apaguen
el fuego que llevas dentro.

Jacinto Piedra