jueves, febrero 12, 2009

Cortázar y su maravilla




Dicen que hace varias décadas atrás todas las mujeres soñaban con ser la Maga. De eso no puedo dar fe. De lo único de que sí puedo dar fe es de la existencia de los cronopios, de los famas y de las esperanzas.

"En algún rincón, un vestigio del reino olvidado. En alguna muerte violenta, el castigo por haberse acordado del reino. En alguna risa, en alguna lágrima, la sobrevivencia del reino. En el fondo no parece que el hombre acabe por matar al hombre. Se le va a escapar, le va a agarrar el timón de la máquina electrónica, del cohete sideral, le va a hacer una zancadilla y después que le echen un galgo. Se puede matar todo menos la nostalgia del reino, la llevamos en el color de los ojos, en cada amor, en todo lo que profundamente atormenta y desata y engaña. Wishful thinking, quizá; pero esa es otra definición posible del bípedo implume".
(fragmento del capítulo 71 de Rayuela)

5 comentarios:

Bruno Cirnigliaro dijo...

Julio Julio Julio!!!!!!!!!!!!!!!!!
Sin palabras! Conmovedor!
Queremos tanto a Julio...

majo dijo...

hermoso amiga, besos

Alice dijo...

maravilloso la verdad! maravilloso!!
besos maby!

Diluvio dijo...

la maga se quedó sin tu fé :(

La Maga dijo...

Todos quisimos ser alguna vez la Maga. Todos quisimos ser la Maga después de leer las palabras de Oliveira. En fin, todos somos, un poco, la Maga