viernes, noviembre 21, 2008

Reality suicidio


No lo dudó, antes que la justicia prefirió accionar el gatillo, como aquella vez que acribilló por las espaldas a tres hombres. La diferencia es que esta vez eligió hacerlo ante las cámaras y no ante cualquiera, fue la de Crónica. Desde hace 20 días la justicia buscaba al Malevo Ferreyra por una mega causa por su desempeño en un centro clandestino de detención durante la última dictadura militar en el ex arsenal Miguel de Azcuénaga. Según lo relatado, Crónica Tv llegó al lugar en donde estaba viviendo y de donde Gendarmería Nacional iba a buscarlo hoy viernes 21 por la tarde. Se había atrincherado en el techo de su casa donde está el tanque de agua, desde allí dio una nota larga a Roxana Bazán la cronista de Crónica y advirtió que lo iban a sacar muerto de su casa. Antes de pegarse un tiro delante de las cámaras exculpó a las fuerzas policiales, culpó en cambio a Laura Figueroa, la abogada que sigue la mega causa y desacreditó a los procesos y juicios a los represores. El Malevo preparó su muerte, buscó las cámaras y se pegó un tiro en el momento en el que entraban los gendarmes a buscarlo. Una muestra de más de autoritarismo, la última muestra de una cobardía a mano armada.

"Fue primicia"

5 comentarios:

Gaby Baigorrí dijo...

Creo que el show que pueden montar algunos delincuentes no merece espectadores. Más allá de que el morbo mueva a la gente a querer verlo. Ojalá la Justicia pueda algún día actuar mejor y más rápido para no darles lugar a estas pantomimas. Besos

Maby dijo...

Sí Gaby, ojalá. Un abrazo.

Juan Pablo Sosa dijo...

"Antes que la Justicia prefirió accionar el gatillo" Así es Maby, murió creyendo que él era la Justicia.
Lindo los relatos, vos a dar vueltas seguido por aquí.
Saludos!

Diego dijo...

re buenísimo tu comentario beledaaaa!!!!

Horacio Gambarte dijo...

gracias por pasar. pero no sé... creo que existen más Malevos, diferentes pero parecidos, que actúan aún más cobardemente. No tienen un gatillo entre sus dedos.
Tienen más poder. Y eso es peligroso.
Un beso.