lunes, noviembre 08, 2010

Néstor Kirchner




Aún con angustia, intento organizar la tristeza que sentí ante la muerte de Néstor Kirchner. La emoción ante toda aquella gente con la que compartimos horas, aquellos pibes que se sintieron parte de un país en serio y de todos los que sintieron que le habían devuelto su dignidad. Es fuerte escuchar eso, y uno se pregunta insistentemente cómo es posible que este tipo haya muerto. El país creció enormemente también ante esta muerte. El hueco se va colmando de otras cosas a medida que pasan los días, pero lo que no logro transformar es la bronca hacia todos aquellos que se retuercen porque no encontraron un choripan en Plaza de Mayo; o esos otros que sacan a relucir su soberbia clasista y erudita. Pobres, ellos no saben ni sabrán de qué se trata. Ante mis palabras enrededas, dejo acá un par de artículos de tantos de los que salieron esos días, estos son los que más me gustaron. La ausencia de palabras y canciones en este blog no fueron más que una consecuencia de la pena y la bronca que permanecen dentro mío. 

"Acá no se rinde nadie"
"Los muertos que vos matáis"

1 comentario:

Alice dijo...

Buenas palabras...
¡Fuerza!

Beso :)