jueves, diciembre 31, 2009

2009

Si hay algo que sabemos hacer los argentinos es festejar. Armándonos de a pedazos, con el corazón destruído, la cabeza saturada, los brazos cansados, festejamos. Lo que sea. Un trabajo nuevo, una materia aprobada, un amor nuevo, la partida del amor viejo, un hijo que llega, otro que pasa de curso, siempre, siempre hay por qué festejar. Nosotros sabemos más que nadie que un año que comienza es la esperanza a algo nuevo, no sabemos si bueno o malo, pero nuevo.
Este año llegamos al último día, rearmándonos mil veces. A pocas horas, se acerca el momento de levantar la copa, y esperar que el nuevo año esté entre nosotros. Para que las presencias se multipliquen y los huecos de la ausencia se sanen. ¡Salud!

6 comentarios:

Alice dijo...

salud maby!

Anónimo dijo...

salud!! desde el corazón...de ese corazón que sabe saltar a la yugular porque entiende de pasiones, porque sabe elegir una vereda y volar contra el viento, porque sabe amar, amar con locura y no necesita aplausos...por eso es corazón.

SILVINA

Maby dijo...

Gracias chicas. Sí Sil, nadie más que vos sabe lo que es pasar de un año a otro, justamente por eso, porque tu corazón lo vive a pleno, entregándote, enojándote pero también siendo feliz cuando llega el momento. De eso se trata la intensidad y el compromiso de vivir la vida, jugándose. Un abrazo.

Horacio Gambarte dijo...

Besos para tí y salud, por lo bueno nuevo que vendrá (seguro que es así)!!!Que tengas un buen año, siempre...

Lorena dijo...

¡Salud!

ioqui dijo...

Y mirá qué bien nos viene tratando, no? Salud de nuevo por lo nuevo!