domingo, octubre 14, 2007

Poesía de domingo

ADAN Y EVA (fragmento)


IV

-Ayer estuve observando a los animales y me puse a pensar en ti. Las hembras son más tersas, más suaves y más dañinas. Antes de entregarse maltratan al macho, o huyen, se defienden. ¿Por qué? Te he visto a ti también, como las palomas, enardeciéndote cuando yo estoy tranquilo. ¿Es que tu sangre y la mía se encienden a diferentes horas?
Ahora que estás dormida debías responderme. Tu respiración es tranquila y tienes el rostro desatado y los labios abiertos. Podrías decirlo todo sin aflicción, sin risas.
¿Es que somos distintos? ¿No te hicieron , pues, de mi costado, no me dueles?
Cuando estoy en ti, cuando me hago pequeño y me abrazas y me envuelves y te cierras como la flor con el insecto, sé algo, sabemos algo. La hembra es siempre más grande, de algún modo.
Nosotros nos salvamos de la muerte. ¿Por qué? Todas las noches nos salvamos. Quedamos juntos, en nuestros brazos, y yo empiezo a crecer como el día.
Algo he de andar buscando en ti, algo mío que tú eres y que no has de darme nunca.
¿Por qué nos separaron? Me haces falta para andar, para ver, como un tercer ojo, como otro pie que sólo yo sé que tuve.

JAIME SABINES

3 comentarios:

lucia dijo...

y bue...ya lo dijo todo ese señor
eso de anadar en bùsqueda de un tercer pie siempre es costoso, por conocerlo, por perderlo, por desearlo.
Es la mejor poesìa del amor de estos ùltimos tiempos

Diego Jemio dijo...

Hijita: Es hermoso el poema que publicó. Es lunes feriado y acabo de llegar al diario. Es uno de esos días en los que uno se siente particularmente infeliz porque trabaja cuando todos descansan. Su poema es un consuelo, hija. Gracias por compartirlo. Besos
Diego

Luciana Poliche dijo...

Mab hace mucho que no entraba. Está muy bueno el blog. Te felicito, amiga.