lunes, julio 30, 2007

Poesía de domingo

TU COMPAÑÍA

Cuando anochece y tibia
una forma de paz se me acerca,
es tu recuerdo pan de siembra, hilo místico,
con que mis manos quietas
son previsoras para mi corazón

Diríase: para el ciego lejano
¿qué más dará la espuma, el polvo?

Pero es tu soledad la que puebla mis noches,
quien no me deja solo, a punto de morir.
Somos de tal manera multitud silenciosa...


ROQUE DALTON

lunes, julio 23, 2007

REP en Tucumán.

(Foto: Federico Casinelli)
El fin de semana estuvo REP (Miguel Repiso) visitando Tucumán. Dio unas charlas en el interior, y el sábado por la mañana firmó tapas de su libro, mientras que por la tarde, hizo un mural en homenaje a los desaparecidos argentinos.
Relajado y con mucha predisposición, el humorista realizó su mural mientras la banda Jazz de acá sonaba. Fue una tarde distinta en la peatonal, ya que mucha gnete hizo un alto en su paseo para disfrutar de la música y ver a Rep. Casi un privilegio para gente como yo que lo admira profundamente.
Las fotos fueron tomadas por Federico Casinelli, un compañero y fotógrafo del diario El Tribuno que me las cedió para el blog. En el sitio www.infonoanet.com.ar, hay más imágenes de Federico y de otros reporteros gráficos tucumanos.

Para ver más fotos de esa tarde, hacé clik acá.

Poesía de domingo

Igual que la noche
Igual que la noche de la embriaguez,
igual fue la vida.
¿Qué hice?, ¿que tengo entre las manos?
Sólo desear, desear, desear,
ir detrás de los sueños
igual que un perro ciego ladrándole a los ruidos.

JAIME SABINES

sábado, julio 21, 2007

LA PLANICIE DE YOTHOSAWA



Esta es una realización de Roberto Fontanarrosa.

Tristeza

sábado, julio 14, 2007

Poesía de domingo

ENTRAS OTRA VEZ COMO MÚSICA

Entras otra vez como música, como luz,
música sin ondas acústicas, luz sin fotones.
Caricia sin el tacto, sólo la pura caricia.
El que inventó el sexo
¿no sabrá amar?.

ERNESTO CARDENAL

jueves, julio 12, 2007

domingo, julio 08, 2007

Poesía del domingo

EN LA CARPETA

Tomé mi amor que asombraba a los astros
y le dije: señor amor,
usted crece de tarde, noche y día,
de costado, hacia abajo, entre las cejas,
sus ruidos no me dejan dormir perdí todo apetito
y ella ni nos saluda, es inútil, inútil.

De modo que tomé a mi amor,
le corté un brazo, un pie, sus adminículos,
hice un mazo de naipes
y ante la palidez de los planetas
me lo jugué una noche lentamente
mientras mi corazón silbaba, el distraído

Juan Gelman

viernes, julio 06, 2007

La alegría tiene el número 88



"Tiene la cara del padre y los ojos de la madre”, dijo una de las mujeres que trabaja en la delegación de Abuelas de Plaza de Mayo el lunes cuando la noticia de que María Belén era una nueva nieta recuperada se dio a conocer.
María Belén nació en 1977 en Campo de Mayo dos meses después de que sus padres fueran secuestrados. Nunca más se supo de ella. Su abuela, desesperada la buscaba.
Belén fue adoptada de buena fe por una familia, a través del Movimiento familiar cristiano. Siempre supo que era adoptada, pero hace unos años, pensó en que podía ser parte de esta atroz historia. Y ahora lo sabe. Para las Abuelas, un nuevo aplauso, de a poco el rompecabezas va encontrando sus partes.

Notas:
"Recuperar a Belén es una victoria, es vencer a la maldad con el bien"
"María Belén: Quiero conocer por qué ideales luchaban mis viejos"
"Recuperó su identidad otro nieto apropiado durante la dictadura"

jueves, julio 05, 2007

domingo, julio 01, 2007

Poesía del domingo

Señal
Van a cerrar el parque.
En los estanques
nacen de pronto amplias cavernas
en donde un tenue palpitar de hojas
denuncia los árboles en sombra.
Una sangre débil de consistencia,
una savia rosácea,
se ha vertido sin descanso
en ciertos rincones del bosque,
sobre ciertos bancos.
Van a cerrar el parque
y la infancia de días impasibles y asoleados,
se perderá para siempre en la irrescatable tiniebla.
He alzado un brazo para impedirlo;
ahora, más tarde, cuando ya nada puede hacerse.
Intento llamar y una gasa funeral
me ahoga todo sentido
no dejando otra vida
que ésta de cada día
usada y ajena
a la tensa vigilia de otros años.
Alvaro Mutis